Skip to main content
Getting ready for SAT_ 10 pasos para prepararse el examen

El examen de SAT no solo comprobará cuánto conocimiento has acumulado a lo largo de tu carrera como estudiante. Este examen medirá también tu habilidad para resolver dificultades, tu capacidad para administrar el tiempo, tu potencial para trabajar bajo presión y tu destreza para comunicarte en lengua inglesa, entre otras cosas.

 

Así como un equipo de expertos se ha organizado para diseñar este examen y ponderar tu perfil, de la misma manera, debes prepararte para responder de forma óptima en todos los aspectos de la evaluación. Pero hacerlo sin ninguna guía no es lo más aconsejable. Presta atención entonces, ya que te daremos una guía gratuita de SAT con los 10 pasos para presentar el examen sin contratiempos

 

 

1. Planifica

 

Inscribirte para hacer el examen SAT sin ningún plan es un desacierto. Necesitas como mínimo tres meses de preparación para enfrentar este reto, así que –calendario en mano- entra en la página de registro y elige cuidadosamente una fecha de presentación que te permita contar con tiempo suficiente de preparación para el test SAT

 

Si eliges por descuido una fecha muy próxima al día de la inscripción, tendrás que hacer el triple de trabajo en la mitad del tiempo. Sé cuidadoso en la elección del día en que harás tu examen SAT para que tengas oportunidad de gestionar bien tus actividades y dejes muy poco margen al azar.

 

2. Conoce a tu examen

 

Aplicar el test SAT es algo parecido a una pequeña guerra, solo que en lugar de fusiles y granadas, tendrás lápiz y calculadora. Para ganar una guerra se necesita una estrategia y la estrategia inicia obteniendo datos del contrincante. Tómate un tiempo para investigar cómo está configurado el SAT, cuantas partes tiene, qué mide cada parte y qué se necesita para dominarlo.

 

Anatomía del SAT

 

En este sentido podemos adelantarte que el SAT fue pensado para obtener una calificación máxima de 1600 puntos. Del 100 % del puntaje total, 50 % corresponde a la parte de Matemáticas y 50 % corresponde al examen de lectura y de escritura.

 

Item extra para ganar más puntos

 

Hay también una sección anexa que puedes resolver o no: el ensayo del SAT, que es optativa. Claro está que desarrollarla significa la oportunidad de obtener puntos adicionales en cuanto a las universidades que aspiras ingresar, por lo que se recomienda su resolución. Debes escribir un ensayo en inglés y si no tienes mucha habilidad en esto, debes iniciarte de inmediato. 

 

El ensayo tiene unas reglas para su elaboración. Conócelas y familiarízate con este modo de escritura leyendo a buenos ensayistas. Luego prueba escribir un ensayo en español para fijar la forma y después pasa al siguiente nivel que es la escritura del ensayo en inglés. Te recomiendo ubicar una guía gratuita de SAT Writing and Language en nuestro blog para que tengas una apreciación más próxima a lo que te espera en la prueba. 

 

Si sientes que se te hace más llevadero esto de enfrentarte al SAT de la mano de un tutor que te vaya guiando de manera más profesional, siempre puedes considerar la alternativa de hacer un curso de SAT en Madrid en nuestra academia de idiomas en Madrid, o puedes plantear la opción de tomar algunas clases de SAT en Madrid con alguno de nuestros profesores americanos nativos de manera particular. 

 

3- Conócete a ti mismo

 

Esa famosa frase ha sido fundamental para los filósofos griegos y lo es para ti también en este momento. Es necesario que al igual que un doctor, te hagas un diagnóstico para determinar en qué área de tu formación tienes puntos blandos que debes fortalecer. Una excelente idea para conocer mejor tu respuesta ante un examen como el SAT, es que resuelvas el test SAT de demostración que actualmente se consiguen online. 

 

4. Los textos periodísticos son tus aliados 

 

En la prueba SAT tendrás que leer e interpretar varios textos que no son ni entretenidos ni simpáticos, y mucho menos ligeros. Si aún no tienes el hábito de leer artículos de opinión o reseñas de periódico (de ciencias, economía, política y cultura), llegó el momento de hacerlo en inglés. 

 

De lo contrario, con solo mirar el bloque de los densos textos que te tocará enfrentar en la prueba SAT te desmoralizarás y la idea es que esto no pase de ninguna manera. La tolerancia textual hacia los escritos de prensa no aparece rápido ni por arte de magia. 

 

Para lograr un hábito, según estudios de diversos expertos, se requieren en promedio 66 días -dos meses y dos días- realizando la repetición sistemática de aquello que quieres volver parte de tu conducta habitual. 

 

¿Cómo te darás cuenta de que ya has adquirido el hábito de leer otro tipo de material? Pues, porque ya no será una tortura hacerlo, ni sufrirás deseando salir de eso pronto. 

 

5. Que tu mente se vuelva tu calculadora

 

¿Cómo es eso? dirás tú. Pues si se te da bien la parte numérica y te habitúas a realizar cálculos en tu cabeza en función de a adquirir un pensamiento matemático permanente, será muchísimo el tiempo que ahorrarás durante el examen porque sin casi notarlo, desarrollarás una especie de olfato que te permitirá descartar las opciones erradas en las preguntas de selección y abocarte a las que tengan más probabilidad de ser las correctas.

 

En la actualidad existe manuales online y libros digitales que te ofrecen una variedad de trucos y métodos para que aprendas a desarrollar esta habilidad. Investiga, documéntate y sobre todo, practica los ejercicios para que desarrolles un músculo aritmético en tu cerebro. Requiere algo de tiempo extra pero te será tan útil esta facultad que no te arrepentirás de haberla adquirido. 

 

6. La gramática no es tan antipática

 

Todo lo contrario, dominar la gramática puede llegar a ser una herramienta valiosísima al momento de presentar el examen de SAT en Madrid. Y es que a pesar de que puede ser algo tedioso aprender los reglamentos de la lengua, vale recordar que la gramática inglesa es muchísimo más sencilla que nuestra gramática, por ejemplo. 

 

Por otro lado, en la actualidad se han desarrollado varias técnicas mnemotécnicas muy amigables para memorizar aquellos lineamientos claves con los que podrás lograr una resolución veloz de los problemas en la parte verbal, que verás en el test SAT, todas disponibles en la web. 

 

7. Una pena compartida es media pena

 

Eso dicen los abuelos, ¿verdad? Y tienen razón. Por eso, si está entre tus posibilidades apúntate a un curso de SAT en Madrid. Si no, te invito a que hagas alianza con algún compañero o amigo que tenga el mismo objetivo que tú - presentar también el SAT- para que juntos tracen un plan de estudios y cada uno supervise al otro en el cumplimiento de los horarios, las tareas y los objetivos. 

 

Pueden incluso hacer un juego de rol en el que uno hace de maestro y evaluador y el otro de estudiante. Preparan un tema en el que ambos tengan debilidades, uno lo explica al otro y le practica una prueba, evaluando y corrigiendo la fallas, luego se intercambian los roles y la cosa se pone hasta divertida. 

 

Estudiar en solitario puede funcionarte bien, pero contempla la opción de buscarte un compañero de estudios para hacer la preparación al SAT menos penosa y más amena para ambos. Eso sí, cuiden de no distraerse en asuntos que estén fuera de sus objetivos relacionados con el SAT, porque entonces en vez de un avance , será una pérdida de tiempo. 

 

8. Todo en exceso es malo

 

Es verdad que debes trazar un cronograma de estudio preferiblemente diario, para mantener el ritmo de aprendizaje constante y en forma. Sin embargo, debes procurar tener dentro del cronograma de estudios un espacio para descansar, alimentarte de forma adecuada, ejercitar un poco para despejar la mente y recrearte. Estudiar de manera obsesiva y excesiva, sin un respiro, te puede generar un colapso nervioso y entonces todos tus planes se irán por la borda. Organización es la palabra clave en todo este asunto. 

 

8. Escucha consejo

 

Si conoces a personas que hayan pasado por la experiencia de presentar el SAT, escúchalos, pregúntales, comparte tus miedos y toma dato de los trucos que aplicaron para resolver las dificultades que se le presentaron. Una buena anécdota tiene más poder que todo un manual escrito. Si no conoces a nadie, en EXAM Madrid Academy te espera nuestro equipo de profesores americanos nativos expertos en el SAT. 

 

9. Una simulación puede ser la salvación

 

Es así y te diré por qué. Te hemos insistido en que halles modelos de test SAT para que las resuelvas. Pero no te quedes allí, ve más allá. Infórmate sobre la hora a la que se acostumbra aplicar esta prueba, el tiempo que te dan para resolverla, las condiciones de los espacios donde se presenta y otros detalles que puedas reproducir cuando estés presentando tu simulacro en tiempo real del SAT, uno de los recursos más aplicados en el curso de SAT en Madrid. 

Así todo será lo más parecido posible a las condiciones reales. De esta manera, cuando llegue el momento estarás menos tenso porque ya no serás un aspirante primerizo, sino experimentado en la práctica. 

 

10- No bajes la guardia 

 

No vayas a creer que porque ya hiciste todos los pasos anteriores, ya has terminado tu preparación. Desde el día 1 de la inscripción hasta el día de la presentación, tu ritmo de actividad debe ser constante, organizado y sobre todo disciplinado. 

 

Si cumples a cabalidad con todo el plan que te has trazado, es seguro que el examen de SAT será una sana competencia que dejará muchas cosas  positivas en tu vida estudiantil y profesional. Adelante entonces, ¡Te deseo el mayor de los éxitos! 

Share this post

Comments (0)

    Leave a comment

    The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
    1 + 1 =
    Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.