Skip to main content
Cómo potenciar tus habilidades de inglés escrito en el área de negocios

Cuando hablamos de practicar la escritura en el lenguaje que estamos aprendiendo, como el inglés, tendemos a obviar aspectos básicos a considerar para crearnos las herramientas necesarias y volvernos cada vez más fluidos. El trabajo de redacción no sólo recae en buscar, por ejemplo, una academia de idiomas en Madrid. La base para crear dicha práctica, como cualquier otra, es preguntarnos por qué y para qué estamos haciendo las cosas. 

 

Trazando un objetivo, obtendremos los pilares sobre los cuales fundamentaremos cada una de nuestras actividades y metas a seguir. Si lo que estás buscando es mejorar tus habilidades para desempeñarte en el ámbito de los negocios, o si te estás preparando para presentar el examen GMAT en Madrid o el test GRE en Madrid, esto es justo lo que necesitas. 

 

Además de las habilidades que puedan brindarte los cursos GRE y cursos GMAT en Madrid, te compartimos estos elementos a considerar para mejorar tu redacción de correos, comunicaciones o cartas y de qué manera encontrar el tono persuasivo más adecuado.

 

La guía definitiva para comunicarte en el área del business en inglés

 

 

1. Escribir correos de negocios 

 

Saber redactar un mail no sólo será de gran ayuda para tener una comunicación asertiva y adecuada. Por lo general, uno de los primeros contactos en cualquier ámbito o gremio se da a través de un correo electrónico y de algún servicio de mensajería digital. Sin importar el área, saber redactar y expresarse de manera elocuente funcionará como una primera impresión en la que, quien escribe, se deja ver como una persona preparada que inspira confianza. 

 

Ahora bien, en el área de los negocios, siempre se agradecerá y reconocerá que un elemento pueda redactar correos en inglés de manera tal que brinde seguridad y transmita conocimientos: el correo es una manera más de saber venderse y crearse un prestigio e imagen personal. En función de escribir el mejor de los mails, sigue estos consejos: 

 

Sé breve: El mejor correo es aquél que tiene la información necesaria, ni más ni menos. Hallar la manera más práctica y legible es prioridad para comunicar exactamente lo que se quiere con la menor cantidad de palabras posible. En caso de que el tema sea tan complejo como para no poder crear un correo directo e informativo, la mejor opción es buscar otro canal de comunicación como un hangout.

 

Aprovecha el asunto del mail: Sí, el asunto del mail también es importante. No sólo nos ayudará a mantener las cosas en orden, también servirá para complementar al correo. Le estarás poniendo un título a tu escrito, así que hazlo valer. 

 

Además de lo anterior, poner un asunto pertinente al correo te ayudará a tener un registro. En caso de ser necesario, te será mucho más sencillo buscar el correo a través de una palabra clave o nomenclatura en el asunto. ¡Las vertientes y formas de explotar ese pequeño espacio son más de las que imaginas! Practica y dale un toque personal. 

 

Hazlo visual: Algo que suele ser olvidado por todas las personas que se dedican diariamente a enviar mails, es la importancia de hacer más visual un correo. Con esto no nos referimos a saturar el cuerpo del mensaje con fotografías (aunque si en algún caso pudiera complementar mejor lo expuesto, sin duda, ¡adjúntalas!). El simple hecho de verificar que la fuente tipográfica del correo se conserve durante todo el texto ayudará de manera sustancial a que sea legible y resulte mucho más cómodo para la vista. Si además haces uso del formato en el correo: negritas, itálicas, viñetas, subrayados, etc., le darás un plus y el destinatario sabrá agradecerlo (pero recuerda que todo con abuso es malo). 

 

Lo profesional no quita lo cortés: Por muy profesional que quieras mantener tus mensajes, recuerda tener gestos de cordialidad y cortesía en tu correo. Al ser un medio escrito, el tono puede perderse y en la búsqueda de un toque profesional, tu mensaje puede resultar seco o hasta cortante para el remitente. Desde luego, es importante poner hasta el último punto en la última “i”, pero la profesionalidad no se define por lo tajante del mensaje. Así sea en el inicio del correo o en la despedida, procura mostrarte como lo que eres: un humano contactando con otro humano. Deja que la empatía fluya, al final será una herramienta más que te beneficiará a lo largo de tu carrera en los negocios. 

 

Léelo una vez más: Es comprensible que después de aterrizar cientos de ideas, propuestas y oraciones dedicadas a persuadir, lo que menos quieras sea tener que repasar lo recién escrito. NUNCA sucumbas al impulso de enviar un mail sin leerlo por lo menos dos veces. El mismo cansancio y estar enfrascado en un tema por mucho tiempo, suele jugarnos en contra. 

 

Pon extrema atención a la ortografía y en especial a la gramática, evitando cometer incoherencias que pudieron escaparse de tu atención en un momento de fatiga. Créenos, ese breve tiempo extra valdrá la pena y te salvará de equivocaciones típicas del rush. Aprovecha las diferentes lecturas para poner en práctica los puntos anteriores: verifica el formato del correo y la cordialidad de tu tono. 

 

2. Comunicados oficiales en Business

 

A pesar de su similitud con los puntos de la recomendación anterior, en ocasiones tendrás que, además de escribir un buen correo, dedicar tiempo a escribir comunicados o cartas que requieran de mayor contenido que el cuerpo del mail. O bien, un acercamiento más tradicional. 

 

En caso de ser necesario, desarrollar tus habilidades para escribir una comunicación de negocios de manera correcta te ayudará a mantener la cordialidad fresca y podrás aprovechar tal práctica en tu redacción diaria.  Recuerda dedicarle tu atención a los pequeños detalles que harán de tus comunicaciones formales una muestra más de tu profesionalismo. Te comentamos algunos puntos en los cuales podrás basarte para verificar que vas por buen camino. 

 

El saludo: La cortesía del inicio es algo que debe de estar presente desde el momento en el que reconoces el puesto, título o nombre que prefiere tu destinatario. Esto denota respeto: no estás escribiendo una plantilla (aunque tal vez te bases en una) que enviarás a todos tus contactos, estás haciendo una carta para una persona con una identidad específica que aceptas y reconoces desde el momento en el que te diriges a ellos. Y los detalles son muy importantes por el simple hecho de que te estás comunicando en un idioma como el inglés, que no es tu lengua materna. 

 

El formato: Con mayor razón que con el mail, la comunicación deberá llevar un formato completamente legible. Justifica el texto, dale un interlineado que no canse la vista, añade espacios entre párrafos, después del saludo y antes de la despedida. Esto le dará una apariencia limpia a tu redacción y será leída con mayor fluidez. Recuerda que mostrar tus fortalezas en la comunicación asertiva es un gran paso para generar confianza y persuadir al otro. 

 

Si la estás elaborando para ser entregada físicamente, cuida la calidad del papel, la tinta e incluso los sellos, le dará un toque mucho más profesional y será un plus en cuanto a presentación. Al final, cada detalle hará la diferencia de calidad entre una carta “normal” y la carta de un empresario. 

 

El tono: Aunque una comunicación formal de negocios está pensada para ser un texto más amplio que el mail, debes considerar algunos puntos practicados a través del correo electrónico: ser conciso y cordial. 

 

Para empezar, asegúrate de dejar claro en el primer párrafo el motivo de la carta. Después de hacer el saludo y de iniciar con una frase cordial en agradecimiento al tiempo que se le dedicará a tu texto, deberás exponer de manera clara y concisa la razón del contacto y la urgencia del tema. 

 

La despedida: La primera impresión es tan importante como la que dejas al final de ese primer acercamiento. La despedida te permitirá cerrar tu carta reforzando la cordialidad del contacto. En la despedida puedes acotar el tipo de respuesta que deseas obtener. Si a lo largo de la carta te dedicaste a presentar datos que podrían interpretarse de forma errada o un poco odiosa, aprovecha ese párrafo de despedida para mostrar tanto interés como humanidad. 

 

Firma: Cerrar tu correo implica firmarlo. Este no es un detalle menor.  Asegúrate de que tu nombre esté escrito correctamente, así como tu puesto (si así lo prefieres). La firma fungirá como tu tarjeta de presentación final; para futuros acercamientos e incluso para concretar acuerdos, procura incluir datos como tu teléfono móvil, usuario de Skype u otro medio de contacto, de tal manera que si la persona está interesada en contactarte de forma más inmediata pueda hacerlo. 

 

3. Negociar es persuadir: escribe con la seducción en mente

 

Ahora hablemos del contenido. Si bien cada área de los negocios es diferente y requerirá compartir datos muy distintos entre sí, según sea el caso; la recomendación general a tener en mente es simple: tu contacto y mensajes tienen que gestarse en tu mente como una flecha con un solo objetivo. ¿El objetivo es vender? ¿Cerrar un contrato? ¿Mostrar resultados positivos? ¿Reportar algún contratiempo? No pierdas de mente el objetivo y asegúrate de que cada oración está dirigida a conseguirlo. Selecciona palabras que sean acordes a lo que deseas transmitir.

 

Por otro lado, no te olvides de la persona que está en el otro extremo. De esta manera te será más sencillo identificar el tono adecuado y las palabras más afines para que el destinatario interprete de manera precisa lo que quieres comunicar. Es por eso que practicar tus habilidades de escritura en el idioma inglés, tanto formal como informal, es de suma importancia. Así harás valer todo el esfuerzo de convertirte en bilingüe y potenciar tus aptitudes en el área del business en un idioma diferente al español.

 

También deberás ser asertivo. Especialmente en el área de los negocios, es poco probable que una persona con opiniones y expresiones tibias alcancen un éxito sobresaliente. Confía en ti y haz que la seguridad que irradies provoque a los demás la misma confianza. 

 

Algo que sin duda hará de tus contactos algo más humano y grato de leer es que hagas uso del storytelling cuando te sea conveniente. Por ejemplo, si en un mail tu presentación podría complementarse con una breve anécdota, puedes incluirla para reforzar aún más el mensaje y hacer lo que realmente pocas personas consiguen: cautivar. Una vez que logres conectar a este nivel con la persona que te lee, les será automático identificarse contigo y tu mensaje. En este punto, ya llevarás la mitad del proceso de tu lado. 

 

Finalmente, sé constante. Lo que hagas en un mensaje, repítelo en el siguiente. Podrás experimentar y jugar con tu redacción en inglés de tal manera que encuentres un estilo propio para hacer que tu comunicación resulte en una fórmula inequívoca que podrás aprovechar para persuadir. 

 

Esta experimentación y búsqueda de estilo no significa que en un texto pongas en práctica todo lo aprendido y en el siguiente te quedes a medias:  decidirás qué usar y de qué prescindir, mas la constancia debe permanecer en cierto nivel. Una vez que pongas el listón alto, no puedes permitirte bajar de ahí. 

 

Leer hace al maestro (en business y todo lo demás)

 

Como cualquier cosa en la vida que desees aprender, basarte en ejemplos y rodearte de referencias te ayudará mucho. Desde obtener el vocabulario en inglés necesario para desempeñarte óptimamente, hasta encontrar tu estilo único de redacción, leer te permitirá acelerar el ritmo en el cual potenciarás tus habilidades. 

 

¿Y qué mejor remedio para convertir tus debilidades en fortalezas que tomar un curso de inglés en Madrid? Si está entre tus posibilidades y lo has apuntado en tu lista de metas, has llegado al lugar indicado. Mira los cursos de inglés en Madrid que te ofrecemos en Exam Madrid Academy y obtendrás esa ventaja competitiva tan necesaria en el complejo mundo de los negocios en inglés. ¡Te esperamos! 

Share this post

Comments (0)

    Leave a comment

    The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
    10 + 4 =
    Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.