Skip to main content
Guía gratuita de pronunciación en inglés parte II

¿Te preocupa que un hablante nativo del inglés te diga I’m sorry, what? porque no entiende tu pronunciación? Aunque el uso del vocabulario y la gramática inglesa sean perfectos, aprender a pronunciar las palabras correctamente puede ser una de las partes más difíciles al momento de adquirir la habilidad de comunicarse en otro idioma.

 

El inglés en particular, tiene algunos sonidos que no existen en nuestro apreciado y exquisito español. Si quieres adaptar tu aparato fonador para aprender a hacer sonidos completamente nuevos, Sigue estos trucos y recomendaciones de la Guía gratuita de pronunciación parte II.

 

Vocales

 

Lo primero que debes saber respecto a las vocales en inglés es que existen quince sonidos vocálicos representados por las letras a, e, i, o, u. Las letras y, w y gh también se usan comúnmente en la ortografía de los sonidos vocálicos. Estos se producen con un tracto vocal relativamente abierto. 

 

La pronunciación de las vocales inglesas puede crear confusión al momento de saber cuándo usar qué letra al deletrear. Así mismo, las diferencias de pronunciación son en ocasiones muy mínimas, por lo que se tornan difíciles de escuchar.

 

Cuando uses las vocales en inglés, debes dejar salir suficiente aire por la boca. Los sonidos de las vocales se producen cuando ese aire que sale no está bloqueado por los dientes ni la lengua. Se forman al mover los labios a diferentes formas.

 

Tienes a tu disposición algunas reglas de pronunciación en tus cursos de inglés online, que puedes aprender encontrando patrones en las palabras. De esta manera, aprenderás que todas las vocales tienen al menos dos pronunciaciones: un sonido largo (say) y un sonido corto (pat)

 

Consonantes

 

Existen 24 sonidos consonánticos en inglés, algunos sonoros -hechos por una vibración de las cuerdas vocales- y otros sordos -sin vibración-. El sonido de una consonante se produce por una obstrucción parcial o completa de la corriente de aire con una constricción de los órganos del habla. En la escritura, una consonante es cualquier letra del alfabeto, excepto a, e, i, o, u, y a veces la y

 

En inglés también encontrarás mezcla de consonantes o grupos de consonantes. En una mezcla de estas puedes escuchar el sonido de cada letra de forma individual. En algunos casos, las consonantes pueden ser silenciosas, como la letra b que sigue a la m (como en la palabra bomb), la letra k antes de la n (know), y las letras b y p antes de la t (debt). Finalmente, cuando aparece una doble consonante en una palabra, normalmente solo suena una de las dos consonantes (ball).

 

Si quieres potenciar tu nivel de inglés oral en tiempo récord, estudia con vídeos de pronunciación de cada consonante en los cursos de inglés desde casa, utilizando el método listen and repeat. Cuando repitas cada sonido, exagéralos hasta que te acostumbres a producir el tono de las consonantes. 

 

También puedes tomar un curso de inglés desde casa para mejorar tu pronunciación buscando las palabras difíciles en inglés que suelen ser mal pronunciadas por personas no nativas. Al ver estos errores comunes, podrás tener una retroalimentación inmediata y lograr reconocer cuáles son tus puntos débiles en la pronunciación de las consonantes, de modo que te sea posible trabajar en ellas.

 

Reducción

 

El inglés oral contiene reducciones naturalmente, que son sonidos que cambian y desaparecen cuando hablas a velocidad normal. Estas formas son pronunciadas de manera tan rápida que al principio son difíciles de entender para muchos estudiantes.

 

Cuando escuchas a los nativos hablar en películas, shows e incluso entrevistas, presencias reducciones comunes como wanna, gonna, cuz, lemme, gimme, doncha, betcha, y muchas más. Apréndelas en tus clases de inglés online escuchando a los hablantes nativos y no solo mejorarás tu comprensión, sino que también hablarás de forma más natural. 

 

Las formas reducidas son palabras que no se utilizan por escrito y tampoco en ambientes o circunstancias formales, que demanden una actitud más seria y protocolar. No debes utilizar las reducciones en entornos formales o de negocios, pero puedes usarlas cuando hables con tus amigos.

 

Pares mínimos

 

Un par mínimo es un par de palabras que varían por un solo sonido. Por ejemplo fan – fun / this – these). Estos mejoran principalmente tus habilidades de listening, ya que entrenan tus oídos para distinguir entre dos palabras similares que de otra manera no podrías diferenciar con facilidad. También puedes usarlos para entrenar tus oídos, concentrándote en los sonidos que te sean más difíciles.

 

Conocer los pares mínimos es una forma útil de resaltar un sonido en un contexto significativo. Una vez que los conozcas, comprenderás lo importante que es la correcta pronunciación del sonido. Entre las actividades que puedes utilizar para practicar los pares mínimos está el dictado inverso (tú dices una palabra y tu profesor escribe lo que pronuncias) y los trabalenguas.

Si quieres distinguir entre dos sonidos, practica recitando los pares mínimos. Puedes empezar con los fáciles y progresar a los que son más difíciles en cada práctica.
Comienza explorando vídeos hechos en un tono sencillo y fácil de entender, para que puedas ver cómo funcionan y por qué son tan importantes.

 

Tips para practicar la pronunciación

 

-Aprende a escuchar

 

Antes de convertirte en un experto en la pronunciación, debes aprender a escuchar. Algunos sonidos pueden ser difíciles de distinguir cuando estás escuchando, y tu objetivo es percibir la diferencia, que luego utilizarás al momento de expresarte. 

 

-Fíjate en el movimiento de tu boca y tus labios

 

Cuando hablas, mueves la boca y la forma en que lo haces afecta tu pronunciación considerablemente. El primer paso para corregir la forma es notarlo y prestar atención. Usa un espejo para que sepas lo que hace tu boca mientras hablas. Pon un dedo delante de tus labios y no lo muevas mientras hablas. Debes sentir que se alejan o se empujan contra tu dedo.

 

Habla más despacio

 

Quizás pienses que si hablas rápido sonarás más como un hablante nativo, o lograrás que el oyente no se dé cuenta de tus errores si no te sientes seguro de tu pronunciación. Pues te aseguramos que es falso y de hecho todo lo contrario: al hablar rápido en exceso, lo único que logras es confundir a tus receptores. Respira profundamente antes de hablar y tómate tu tiempo. Las personas con las que estás hablando se adaptarán a tu ritmo sin darse cuenta. Así, no sólo serás mejor comprendido, sino que te será más fácil entenderlos a ellos y el intercambio de información en la comunicación será exitoso.

 

-Encuentra un compañero

 

Todo será más fluido si recibes un feedback de alguien que esté aprendiendo inglés, o que incluso quiera aprender español y desee intercambiar conocimientos (aprendizaje en tándem).

 

De esta manera, la experiencia de adquirir un nuevo idioma se tornará más placentera de lo que imaginas, y recibirás las recomendaciones de alguien que puede evaluar tu progreso más allá de tu opinión. 

 

En los cursos de inglés online de EXAM Madrid Academy verás clases de inglés face to face con profesores americanos nativos, por lo que además de aprender el idioma, vivirás una experiencia cultural que te acercará a ese país de habla inglesa que deseas conocer y explorar.  

-Practica sonidos difíciles y divide las palabras en sílabas

 

En nuestra aula virtual del curso de inglés online desde casa, dispones de diagramas y vídeos que ilustran cómo usar la lengua y la boca al pronunciar cada sonido. Empieza a practicar los sonidos difíciles frente al espejo, aprendiendo primero dónde colocar tu lengua y cómo moldear tu boca. Si estás pronunciando una palabra difícil, divídela en sílabas y pronuncia cada sílaba lentamente.

 

-Lee en voz alta todos los días

 

Leer en voz alta todos los días es una forma óptima de mejorar tus habilidades, pero solo si dominas los fundamentos de la pronunciación. De lo contrario, puede que no estés consciente de que estás cometiendo errores, y la lectura constante solo lo empeoraría. Si no estás seguro de algunos aspectos de tu pronunciación, pídele ayuda a tu profesor; y si aún no te has apuntado a un curso, escríbenos y con gusto te asesoraremos.

 

-Grábate

 

Cuando te concentras en comunicarte, algunas veces es difícil escuchar errores en tu propia pronunciación. Así que intenta grabar tu discurso y toma nota de los aspectos específicos que te gustaría mejorar. Usa un dispositivo con cámara, porque es importante ver cómo hablas, no solo oírlo. Podrías encontrar un vídeo de alguien que hable inglés y grabarte diciendo las mismas palabras. Entonces puedes comparar los dos y ver qué tan cerca estás de la excelencia.

 

-Cuidado con las trampas de ortografía

 

Recuerda que muchas palabras en inglés se ven muy diferentes a como se pronuncian. 

Si te basas en la ortografía para pronunciarlas, es muy probable que lo hagas mal y pierdas tiempo valioso de práctica. Esto se debe a que el inglés no es un idioma fonético. No confíes en la ortografía, necesitas fiarte más en la forma en que las palabras son pronunciadas por los hablantes nativos de inglés. 

 

Hablar con fluidez implica también aprender a pronunciar las palabras correctamente. Por eso te invitamos a seguir estos tips y practicar aumentando tu velocidad progresivamente. Nosotros te acompañamos en todo el camino. Good luck!  

Share this post

Comments (0)

    Leave a comment

    The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
    3 + 2 =
    Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.