Skip to main content
Niños bilingues desarrollo lenguaje

Los niños bilingües y el desarrollo del lenguaje son dos conceptos que siempre van unidos. Existen muchos estudios que tratan de medir el impacto del lenguaje en la inteligencia durante los primeros años, muchos de ellos se centran en las consecuencias que tiene para un niño aprender dos idiomas desde edades muy tempranas. En general, parece que aprender al menos dos idiomas ayuda a mejorar la atención y la memoria a corto plazo, pero son muchas más las ventajas…, y las desventajas.

Las ventajas de los niños bilingües y el desarrollo del lenguaje

  • Durante los primeros años, le cerebro está predispuesto a aprender todo tipo de conocimientos, por eso somos capaces de asimilar idiomas en poco tiempo. Si desde los primeros meses aprendemos dos idiomas, es seguro que en poco tiempo seamos capaces de expresarnos en ambas lenguas con soltura. Además, son conocimientos que quedan fijados para siempre.
  • El bilingüismo ayuda a desarrollar capacidades relacionadas con la comprensión y la lectura. Estas capacidades se ponen en práctica con el tiempo y facilitan la construcción de estructuras gramaticales.
  • El aprendizaje de un idioma va unido al conocimiento de una cultura. Si enseñamos a un niño a hablar dos idiomas, le estaremos preparando para que asimile conceptos de varias culturas.
  • Aprender varios idiomas favorece la comunicación con personas de diferentes procedencias, lo que repercute de forma muy favorable en la autoestima y la confianza.
  • Evidentemente, esto traerá también consecuencias favorables a largo plazo, cuando nos incorporemos al mercado laboral. Siempre se valoran más las capacidades de una persona bilingüe desde sus primeros años.

Las desventajas de la educación bilingüe

Sin embargo, no todas las consecuencias de un aprendizaje temprano de un segundo idioma son beneficiosas, debemos tener en cuenta otros factores que pueden afectar de manera negativa.

  • Normalmente, los niños que aprenden dos idiomas de forma simultánea aprenden a hablar más tarde. Se estima que este período se extiende de tres a seis meses.
  • También es común que el niño mezcle en ocasiones los dos idiomas, sin embargo, esto suele ser pasajero, y finalmente se acaban por interiorizar de forma independiente.
  • Esta tarea exige un esfuerzo extra por parte de los padres.
  • Debemos velar porque el aprendizaje sea integral, por lo tanto, no solo debemos centrarnos en el idioma hablado, también tenemos que hacer un esfuerzo extra por enseñarle reglas ortográficas, gramática, etc.

En general, siempre es bueno que un niño aprenda desde una edad temprana a hablar un segundo idioma, no solo por razones comunicativas, sino porque además el proceso tiene muchas otras consecuencias muy positivas.  

Share this post

Comments (0)

    Leave a comment

    The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
    11 + 9 =
    Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.