Skip to main content

12 palabras que no se pueden traducir a otro idioma

Hay decenas de idiomas en el mundo. Tantos que parece imposible que podamos entendernos entre nosotros, pero lo hacemos. Aun así algunos idiomas tienen palabras que simplemente se resisten a ser traducidas y no tienen equivalente en inglés. Te traemos 12 palabras que no se pueden traducir a otros idiomas.

12 palabras que no se pueden traducir

Tingo (proviene de la Lengua Pascuense de Isla de Pascua): Significa tomar prestado objetos uno por uno de la casa de un vecino, hasta que no quede nada.

Duende (proviene del español): Nos referimos no a duende como criatura mitológica, sino como el duende del flamenco, que según la RAE es Encanto misterioso e inefable.

Forelsket (proviene del noruego): Significa no solo el amor, sino la euforia que se siente cuando te enamoraste por primera vez.

Gigil (proviene de Filipinas): Se pronuncia “gheegle”, es el impulso de pellizcar o apretar algo que es insoportablemente lindo.

Ilunga (proviene del tshiluba, un idioma de la República Democrática del Congo): Hace referencia a una persona que está dispuesto a perdonar cualquier abuso por primera vez, para tolerar una segunda vez, pero nunca una tercera vez.

L’esprit de l’escalier (proviene del francés): Por lo general se traduce como “ingenio de escalera”, que es el acto de pensar en una respuesta inteligente cuando ya es demasiado tarde para contestar.

Litost (proviene del checo): Es un estado de tormento creado por la repentina vista de la miseria propia de uno mismo.

Nunchi (proviene del coreano): Es el sutil arte de escuchar y medir el estado de ánimo de otro. No saber qué decir ni qué hacer, o qué no hacer ni qué decir, en una situación dada.

Pena Ajena (proviene del español): Hace referencia a la vergüenza se siente viendo la humillación de otra persona.

Pochemuchka (proviene del ruso): Una persona que hace muchas preguntas.

Sgriob (proviene del gaélico): Es el picor que vence al labio superior antes de tomar un sorbo de whisky.

Waldeinsamkeit (proviene del alemán): Se trata de la sensación de estar solo en el bosque.

Sin duda estas palabras que no se pueden traducir son la mar de curiosas, además de poéticas. ¿Cuál de todas ha sido tu favorita? ¿Conoces otras palabras que no se puedan traducir? Esperamos tu participación en los comentarios, y no dudes en compartir este artículo a través de las redes sociales.

Share this post

Comments (0)