Skip to main content
Tips pro para dominar la entrevista para un MBA en inglés y el examen GMAT

Si tuvieras que escoger el momento exacto en el que comenzó tu propósito de ingresar a un MBA, ¿cuál sería? Tal vez fue al ingresar a esa empresa en la que ahora trabajas, cuando supiste que no te conformarías con ser un empleado más. Quizás fue el día que buscaste academias de idiomas en Madrid donde aprender inglés, como parte del proceso para mejorar tu currículo. Incluso puede que siempre estuviese en ti y cada paso que diste desde que naciste te llevara aquí.

Formar parte de esas personas que apuntan alto en el mundo del business implica enfrentar retos. Ha sido un proceso largo que ha requerido esfuerzo, tiempo, dedicación. Aunque cada experiencia pueda ser distinta, en general sigue un mismo rumbo. Primero fue el GMAT. Ingresar a un curso GMAT en Madrid, prepararte en cada área del examen, presentarlo. Luego fue formalizar tu aplicación, pedir carta de recomendación, realizar un ensayo, hacer que tu currículo estuviera listo. Finalmente, la espera, ¿habrá sido suficiente?

Cuando recibiste la invitación a la entrevista, todo cobró sentido. Ser llamado a una entrevista es el último reto a superar antes de gritar “Eureka” y lo sabes, estás con un pie dentro y otro fuera, solo debes dar un último empujón. 

Pero es más sencillo de decir que de llevar a cabo. Hasta el más confiado puede llegar a sucumbir ante la presión que implica el ser entrevistado. Tu corazón late desbocado cual caballo salvaje y tu estómago se siente como un nudo, tan solo un ligero temblor en tus manos te delata.

No hay una fórmula mágica para superar el miedo escénico, pero sí hay una forma casi infalible de disminuir sus efectos. Esto es, aunque no lo creas, a través del conocimiento. Gran parte de lo que nos inspira miedo está ligado a lo desconocido, a los monstruos que se ocultan en las sombras y cómo nos harán reaccionar cuando surjan. Quizás ya hayas ido a entrevistas antes, pero solo por ser un nuevo entorno, ya puede significar una fuente de temor. 

En EXAM Madrid Academy, a través de los cursos GMAT en Madrid que ofrecemos, te acompañamos en el proceso de prepararte para el examen GMAT y obtener la calificación que necesitas para ser un candidato fuerte en el proceso de admisión al MBA

Sin embargo, así como tu camino no termina allí, el nuestro tampoco. Por eso hoy hemos recolectado la opinión de diversos expertos en el tema de las entrevistas al MBA para ofrecerte tips pro para dominar la entrevista e impresionar a tus entrevistadores. 

1. Conoce al adversario

Cada proceso de entrevista es distinto dependiendo de la universidad, aunque tengan elementos en común. En la mayoría te deberás sentar con uno o más entrevistadores y responder preguntas por un lapso de 30 minutos a una hora. El foco de estas preguntas, en algunos casos como Harvard, estará centrado en tu aplicación y la visión que tienes de ti mismo, cómo has llegado a ella. En cambio, otras universidades como Standford, querrán saber más acerca de tu actitud ante eventos pasados, para saber si tienes lo que se necesita para enfrentar su programa.

Determinadas universidades te pedirán un vídeo adicional a la entrevista tradicional, o un ensayo breve posterior a ella con tus impresiones. Otra forma de entrevista, no tan común, es la entrevista grupal. En este método, además de un momento uno a uno, deberás enfrentar un problema relacionado a los negocios junto a otras personas y darle solución en equipo. Recuerda que esta aptitud, junto al liderazgo, es de las más deseadas para ingresara un MBA.

2. Ten buena presencia

¿A quién se le ocurriría ir a una importante junta en zapatillas de andar por casa o con jeans? Aunque los grandes empresarios ya puedan darse el lujo de vestir de maneras menos tradicionales, por los momentos tú no eres uno de ellos. Vístete de manera adecuada, con un atuendo formal. Un buen traje podrá impresionar a tus entrevistadores, pero también te dará a ti la confianza de lucir impecable.

Esto me lleva a la segunda parte de tener buena presencia: tu actitud. Una persona que hable en voz baja, que de la mano sin fuerzas, no causa una buena impresión. Todo debe comenzar por una sonrisa, que le diga a la persona al otro lado de la mesa que tienes seguridad en ti mismo. Mientras te hagan preguntas escucha atentamente, al responder habla con un tono firme y decidido, teniendo como prioridad responder la pregunta que te hicieron.

La entrevista será en inglés, quizás sientas que esto te jugará en contra, pero no tiene que. Recuerda mis palabras, tener acento no es el fin del mundo. Todo lo contrario, tu acento demuestra tu origen y con ello saldrá a relucir que nada te detiene. No con ello quiero decir que olvides el uso correcto del idioma, pero recuerda que así como tú hay otras personas que no son nativos del inglés y eso no los ha detenido de llegar alto. 

Incluso esto puede ser un tema de conversación, ya sea por iniciativa propia o porque ellos te pregunten, puedes mencionar tu paso por una academia GMAT en Madrid y tu proceso de adquirir el inglés como segundo idioma.

3. Entiende tu temor

Además del miedo a la entrevista como tal, tu mayor temor reside en lo que sucederá después de ella. Nadie quiere fallar estando tan cerca de la meta. Esto es completamente natural y entendible. Pero si permites que este miedo te domine durante la entrevista, tus respuestas no tendrán la entereza que deben tener. 

No puedo pedirte que ignores la importancia de esta entrevista, es algo demasiado obvio, pero lo que sí puedo asegurarte es que las posibilidades de ingreso son superiores a las de fracaso. 

Ya tienes la atención de la universidad, gracias a tu aplicación y la puntuación que obtuviste en el GMAT, solo debes terminar de mostrarte a ti mismo para que certifiquen que aquello que vieron en ti, es tan solo un poco de todo lo que tienes para ofrecerle como estudiante de su programa.

Es posible que te hagan preguntas fuertes sobre ciertos puntos, aquellos que consideren más cuestionables o que les despierten alguna duda, debes mantenerte calmado y que tu actitud hable por ti. Habla con claridad, sé conciso y mantente enfocado. Recuerda que debes hacer un uso eficiente de las palabras, ya que nadie quiere escuchar a alguien divagar, sin dar una respuesta pertinente.

4. Sé el guía

Aunque tú hayas sido el invitado a la entrevista y debas responder a preguntas ya preestablecidas, eso no debe impedirte que lleves la batuta en ese tiempo. Un buen entrevistado es aquel que sabe guiar a su entrevistador a aquellos puntos que desea sean resaltantes, sin caer en lo impositivo.

No demuestres arrogancia, pero tampoco seas un adulador. La practicidad siempre es la mejor vía, cuando te hagan una pregunta, deja pequeños rastros a tu entrevistador que pueda seguir para la siguiente interrogante. Recuerda que tus respuestas deben sacar a relucir la mejor versión de ti mismo, por lo que si vas a hablar de un punto negativo, hazlo solo si quieres usarlo como plataforma para explicar cómo pudiste superarlo a través de otras cualidades positivas.

Al finalizar, la mayoría suele pedirte si hay algo en lo que desees indagar. Esta también es una parte muy importante del proceso ya que es en la que podrás expresar cuánto te interesa el programa. 

No hagas preguntas genéricas o evidentes. Hacer un poco de investigación previa es lo preferible. Infórmate sobre la universidad, sus valores, los profesores que suelen dar clases en el MBA. Pregunta acerca de actividades en el campus y si están acorde a tus intereses, si hay algún ex-estudiante entre tus entrevistadores, indaga cómo fue su experiencia tras culminar sus estudios.

5. Prepárate y practica

Este podrá ser el último tip en la lista, pero personalmente puedo asegurarte que es el más importante. La mayoría de los anteriores dependerá en mayor o menor medida de este. Prepararse con tiempo será la base del éxito en tu entrevista y a mayor el tiempo de preparación, mejor.

La actitud que puedas tener durante la entrevista será más natural si ya con antelación conoces el enfoque que le quieres dar a tus respuestas. De igual forma, el manejo del tiempo al responder es algo que puedes practicar con antelación. Recuerda que al realizar el ensayo tuviste cierto número de palabras como límite, esto se debe a que la eficiencia lo es todo.

De preferencia, tu práctica para la entrevista debe iniciar el día que presentes tu aplicación. Aunque te parezca exagerado, debes recordar que tus entrevistadores partirán de ella para las preguntas personales que te hagan. 

Si en tu aplicación señalas que tienes dotes de liderazgo o empatía, piensa de antemano esas situaciones donde hayas demostrado dicha cualidad. Planifica aquello que deseas dejar claro al entrevistador, como tus metas y fortaleza, con historias y ejemplos concisos que evidencien tu punto.

Si quieres practicar, pídele a un amigo que simule una entrevista contigo. Dale las preguntas que te ha de realizar y pídele que te haga preguntas de continuación en relación a lo que respondas. Para sacar mayor provecho a esta práctica, grábate mientras estén en la simulación, para que puedas estudiar luego aquello que puedas mejorar o que pienses puede ser formulado distinto. 

6. Bonus: preguntas más comunes

Más que un tip, esta es una herramienta que quiero brindarte para que puedas obtener ese objetivo que te has planteado. Indiferentemente del proceso y sus pequeñas y grandes variaciones, las universidades no pueden obviar que tienen en común el interés por determinados aspectos en sus postulantes. 

Por ello, hay una que otra pregunta que podrás encontrar repetida en una entrevista. Tres de estas son:

  • ¿Por qué deseas obtener un MBA (ahora)?: con esta pregunta, común en entrevistas de universidades como el MIT o la universidad de Chicago, quieren conocer los factores que te motivan. Tus metas a futuro, lo que te apasiona, tu trabajo actual, son elementos que has de resaltar. Una pregunta que puede surgir es por qué ahora y no antes, para lo cual puedes responder con un momento específico que te haya llevado a dar este paso.
  • ¿Por qué te interesa nuestro programa?: la Universidad de Columbia y Standford, por ejemplo, tienen deseo de saber qué te llevó a escogerlos a ellos por sobre otras universidades. ¿Recuerdas cuando decía que no fueses adulador? Me refería a esta pregunta, ellos no quieren halagos sino practicidad. Habla de tu situación actual, dónde vives y cómo financieramente te conviene mejor tenerlos como opción. Otro punto que debes tocar es cómo el programa que ellos ofrecen se adapta mejor a tus intereses a futuro, esto probará que has hecho tus tareas.
  • Háblame de ti: esta puede sonar como la que mayor libre interpretación puede tener y es en la que puedes extenderte un poco más. Lo importante con esta pregunta, que puede surgir en universidades como Michigan o Harvard, es seguir de manera cronológica tu historia, dando la mejor cara de ti. Comienza con tu nombre, un punto fuerte de ti mismo y tu posición actual a nivel laboral. Luego explica cómo ha sido tu carrera, lo que te apasiona de ella y de realizar un MBA.

Así como al realizar el curso GMAT en Madrid quizás el momento de la entrevista podía resultar lejano, ahora puede resultar lejano el ser finalmente admitido al MBA. Sin embargo, estás mucho más cerca que ese día y en la práctica está la clave. Sigue estas recomendaciones y que tengas el mayor de los éxitos.

Share this post

Comments (0)

    Leave a comment

    The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
    2 + 1 =
    Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.