Skip to main content
Trucos para hacer la maleta como un experto
  1. Mil y una posibilidades
  2. Lo importante de la primera impresión: ¿Amor u odio a primera vista?
  3. ¡Todo fue de improviso!: Keep Calm and make a list
  4. ¿Qué pasaría si…?
  5. La seguridad es lo primero
  6. Clásicos del olvido
  7. Como dijo el buen Baloo: “Look for the bare necessities
  8. ¡Bon voyage!

En estos momentos, en alguna parte del mundo están ocurriendo estos panoramas (y probablemente tú pasaste recientemente por esto, aunque en el momento te disgustó o estresó, ahora tienes la oportunidad de sonreír ante ello).

¡Tengo que hacer las maletas! 

Yo soy un poco —más bien demasiado— acontecido, recuerdo una vez que mis compañeros de estudios me recomendaron realizar un cómic donde se reflejara mis peripecias. He pedido a algunos de los viajeros más experimentados de nuestras academias de inglés sus mejores consejos para hacer el equipaje y esta es una lista con sus consejos y mi experiencia personal.

 

1. Mil y una posibilidades

Escenario 1: Estás descansando en tu cama, totalmente en paz contigo y el mundo, nada podría estar mejor. Llega una llamada, es tu jefe, pidiéndote que lo remplaces en un viaje que salió de improvisto y sientes que por primera vez te están tomando en cuenta para algo realmente importante, no puedes decir que no. Acto seguido, volteas y tu vista choca con ese volcán de ropa que amenaza con estallar, porque no tenías previsto lavar hasta el fin de semana siguiente.

Escenario 2: El berrinche del siglo, lo único que pides es poder quedarte con tus amigos, salir, disfrutar del verano tan genial que se prometió desde antes de culminar las clases. ¡Pero no! Tu madre quiere que vaya toda la familia junta, en un viaje de cientos de kilómetros, para visitar a la abuela en su cumpleaños. Ves ese contenedor de ropa al que llaman equipaje, y sólo piensas en la tortura que será tener que rellenarla.

Escenario 3: ¡Por fin! Llegó la semana que tanto esperabas, tú, un adicto al orden y a la vez a las nuevas experiencias; trabajaste durante meses para darte este regalo y al fin lograrás ir con tu pareja a esa isla paradisíaca con la que tanto soñaban. Te truenas los dedos de la emoción al ver tus maletas y pensar lo emocionante que será elegir lo que llevarás.

2. Lo importante de la primera impresión: ¿Amor u odio a primera vista?

¿Con cuál de estos escenarios te sientes más identificado? Sea que estés del lado de los que piensen que preparar el equipaje es una locura, o por el contrario te cuesta entender a esa gente que no disfruta de planificar los viajes; todos en algún punto de nuestras vidas nos hemos visto envueltos en este (a veces) difícil proceso de preparación. 

Enterarte que saldrás de viaje, y ver tu maleta, dependerá mucho de tu actitud y de las ganas que tengas, aunque en todo esto influye la disposición que tengas de que todo salga bien. Después de todo, más de una persona se ha encontrado con su camisa favorita que tenía años sin ver, gracias a que tuvo que vaciar la gaveta.

En este orden de ideas te puedo recomendar, primero, que tomes un gran bocado de aire, respires profundo, exhales y que te prepares con la mejor actitud hacia las oportunidades que pueden llegar gracias a esta nueva aventura viajera, ya sea a un par de horas, o a un par de días. 

En lo personal, prefiero dejarme sorprender por todo lo que me espera, y las maletas, el pasaje y demás procesos que se encuentran en medio de ese futuro y yo, los veo como detalles necesarios que en un par de horas no voy a recordar.

Si eres de esos afortunados que disfrutan enteramente de la buena planificación, la respuesta para ti será “amor a primera vista” ¡y te admiro por ello! Existimos otros que debemos dejarnos enamorar mirando hacia el futuro, y esperando pequeñas sorpresas en medio de los preparativos. Veámoslo como una oportunidad para que hacer maletas se convierta en la búsqueda del tesoro que pocas veces hacemos.

3. ¡Todo fue de improviso!: Keep Calm and make a list

Calma, si tu mejor amigo te acaba de llamar para preguntarte si ya tienes todo listo para el ensayo de su boda mañana, (y es en otra ciudad) todavía estás a tiempo de actuar natural y decir que estabas justo terminando las maletas —aunque probablemente el cuello te dolió de voltear a todos lados buscando que la solución apareciera mágicamente—. No tienes idea de cómo sigues siendo el mejor partido para ser el padrino. Al colgar la llamada, siéntate, y primero recuerda dónde es la boda, quiénes irán, cuántos días serán, cuáles serán tus responsabilidades, y por supuesto, ve qué tanta ropa limpia tienes.

Ordenar todo siempre ayuda, así que cuando tengas listo el clásico equipo de los: dónde, cuándo, qué, cuánto, quiénes, puedes empezar a descartar cuáles serán esas prendas que no van con la ocasión y te darás cuenta que, si al llegar vas a estar corriendo de un lado a otro, no es muy útil sólo llevar ropa extra formal o que se ajuste mucho al cuerpo. Que no se te ocurra saber que irás a la playa y pasar totalmente por alto que necesitarás un traje de baño, no es que me haya pasado, me lo contó el amigo de un amigo.

Prepara todo aquello que vaya acorde con la ocasión, anótalo y ve guardando mientras a la vez vas tachando las cosas de tu lista.

4. ¿Qué pasaría si…?

En relación con lo anterior, plantéate posibilidades, opciones que se puedan dar según tus necesidades y situaciones potenciales. Y más aún aquellas pequeñas cosas que parecen obvias pero que solemos pasar por alto. 

La técnica es sentarte e ir imaginando el transcurso de las actividades que piensas que pueden presentarse, desde lo cotidiano hasta lo extraordinario, ponemos el ejemplo de Superman con sus calzoncillos debajo de la ropa formal, siempre a la orden de las emergencias. Por favor no nos vayamos a los límites de llevar tanta ropa encima de otra, dejemos eso a los personajes de DC Comics y Marvel.

Siempre hay situaciones que se escapan de nuestras manos, y si podemos controlarlas con la precaución mucho mejor, y si no, pues a disfrutar de esas oportunidades que nos da la vida para reírnos de nosotros mismos una y otra vez.

5. La seguridad es lo primero

Dentro de todo lo indispensable para hacer maletas, se encuentra lo que más debemos valorar, nuestra seguridad, así sea desde cosas pequeñas que pasen por alto, es importante contar con un kit de primeros auxilios que tenga los implementos suficientes para una emergencia (gasas, agua oxigenada, guantes, venda, pastillas para el dolor general, antialérgico), los medicamentos que incluyas, dependerán mucho de las características de cada quién. ¿Eres alérgico a algún medicamento? ¿sufres de alguna enfermedad específica que requiera cuidados especiales? Son estos detalles los que debes considerar al preparar tu kit. Resguardarás tanto tu vida como la de personas queridas, incluso, puede que te encuentres en alguna situación en la que puedas extraer la ayuda de tu maleta y socorrer a un desconocido. 

6. Clásicos del olvido

Hace poco pude disfrutar de un reencuentro con mis amigos de la universidad —no había pasado realmente mucho tiempo desde que nos graduamos, pero eso igual cuenta como reencuentro—. Fue en ese apartamento de playa al que tanto íbamos y como tenía que trabajar antes de salir a casa a buscar la maleta que había terminado la noche anterior, fue muy rápido todo ese proceso de los últimos minutos antes de salir hacia la terminal. Llegamos, empezamos a sacar de las maletas lo necesario para salir corriendo a la playa y sólo noté que había olvidado mis sandalias de baño, cuando sentí que los pies me estaban ardiendo bajo la arena caliente por el sol del mediodía.

Gracias al apuro, o a la cotidianidad de los objetos que forman parte de nuestro día a día, nacen aquellos puntos de honor que siempre se nos olvidan; son aquellos que tenemos que usar hasta poco antes de irnos de viaje, o que simplemente nuestra mente pasa por alto gracias a que ya nos es tan común: el cepillo de dientes, la crema dental, el shampoo, las pantuflas y aquellos detalles personales que son propios de cada uno de nosotros. 

¿Qué hago si igual los tengo que usar aunque no esté de viaje? 

Tienes dos opciones: 

  • Guárdalos de inmediato cuando sepas que ya es la última vez que lo usarás antes del viaje, sé que puede sonar bastante obvio, pero en su obviedad ocurre ese olvido. Al confiarnos de que estará guardado por obra de magia en la maleta, y también por verlo y usarlo tan normalmente, se nos pasa por alto que ya es hora de guardarlo. 
  • Compra un kit viajero, lo que en realidad importa de esta opción, es aprovechar los espacios que nos brindan las tecnologías dentro de las maletas, hay muchos viajeros (en su mayoría youtubers), que nos recomiendan tener, fijo, un bolsillo o compartimiento dedicado a kits de productos de higiene, y también para un par de medias extras. A parte te ahorras un par de billetes para tu dulce favorito.

Lo más importante es que no te estreses.

7. Como dijo el buen Baloo: “Look for the bare necessities” 

Quizás no te caigan cocos y bananas del cielo, pero se disfruta más del tiempo cuando estás ligero y sin preocupaciones, una lección que Baloo, o hasta los propios Timón y Pumba, nos enseñaron. Incluyendo el deshacerte de las arrugas, de los momentos incómodos al tropezar a todo el mundo gracias a tu bolso que ocupa más espacio que el propio autobús, hasta los desastres acuosos por líquidos que se derramaron dentro de tu equipaje. 

Todo esto se puede evitar teniendo en cuenta cosas sencillas como un guante de goma en el cual guardar las cremas y líquidos que se puedan derramar, una maleta pequeña, compacta pero útil. Su utilidad dependerá de lo bien que hagas uso del espacio, guarda lo esencial siendo consciente de la real importancia de lo que llevas. 

Como un shawarma, enrollada la ropa cabe mucho mejor y deja menos espacios para que se generen arrugas. Una bolsa negra de basura podría servir como impermeable en situaciones lluviosas donde no tienes opciones de resguardar tu equipaje. 

8. ¡Bon voyage!

Estamos listos, con una maleta lo más ligera, útil y llena de seguridad. Como te dije antes, emprender un viaje puede ser emocionante, buscar el disfrute de todo ese proceso debería ser siempre nuestro objetivo, a lo largo de los años y con experiencia tras experiencia, he aprendido que el crecimiento personal se da con cada pequeña decisión, y aprender de nuestros errores nos hace grandes. 

¡Prepara el mejor equipaje que puedas y alístate con Exam Madrid Academy para tener historias emocionantes por contar!

Share this post

Comments (0)

    Leave a comment

    The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
    2 + 10 =
    Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.